Menú Cerrar

Recopilación de algunas de las preguntas más frecuentes sobre le cáncer de hígado. Recuerde que la consulta de esta pagina nunca puede sustituir a una consulta médica

1.- ¿Cuál es el cáncer hepático primario más frecuente?

El cáncer de hígado primario tiene su origen en el propio hígado, distinguiéndose dos tipos fundamentalmente:

●     El carcinoma hepatocelular o CHC es el cáncer de hígado primario más frecuente. Afecta a las células mayoritarias que constituyen el hígado, los hepatocitos. Este tipo de cáncer de hígado puede tener diferentes patrones de crecimiento: algunos comienzan como un único tumor que va creciendo y sólo en una fase avanzada de la enfermedad se extiende a otras partes del hígado. Un segundo tipo puede comenzar como muchos pequeños tumores en todo el hígado. Este tipo se observa con mayor frecuencia por la evolución de una enfermedad hepática crónica como la cirrosis.

●     El cáncer de vías biliares o colangiocarcinoma es una forma poco común, pero agresiva de cáncer de hígado que comienza en las células que recubren los conductos biliares (tubos que llevan la bilis a la vesícula biliar) dentro del hígado. Entre el 10% y el 20% de los cánceres de hígado son de este tipo y, a diferencia del CHC, esta forma de cáncer primario es más común en mujeres que en hombres.

2.- ¿Cuáles son los factores de riesgo que afectan al hígado?

En el caso del cáncer de hígado, el factor de riesgo más común en todo el mundo es la hepatitis vírica, que genera inflamación hepática.

La hepatitis B crónica provoca aproximadamente el 50% de los casos de hepatocarcinoma.

En Norteamérica y Europa, la hepatitis C es la principal causa de HCC― en EEUU, el virus de la hepatitis C está relacionado con el 34% de los casos de HCC―.

Otro de los principales factores de riesgo son las aflatoxinas, una serie de mohos carcinogénicos que se hallan en comidas contaminadas como el arroz, en climas cálidos y húmedos.

Por otro lado, dentro de los factores de riesgo del cáncer de hígado, cada vez cobra más importancia el hígado graso no alcohólico, provocado por la obesidad y comidas ricas en grasa.

3.-Sintomatología del cáncer de hígado

Para descubrirlo al principio de su progresión, es importante acudir al médico si se presentan uno o más de los síntomas listados a continuación, especialmente si se repiten a lo largo del tiempo o si se presenta algún factor de riesgo, como la cirrosis.

Los síntomas del cáncer de hígado más comunes a los que debemos prestar atención son2,3:

  • Pérdida de peso involuntaria
  • Dolor en el abdomen
  • Pérdida de apetito y saciedad temprana
  • Náuseas o vómitos
  • Fatiga y debilidad general
  • Coloración amarillenta de la piel y los ojos
  • Heces blanquecinas

4.- ¿Cómo se diagnostica el Hepatocarcinoma?

  • Las pruebas de imagen permiten extraer imágenes detalladas del cuerpo con información específica sobre tamaño, forma y localización del tumor. El primer estudio que se realiza para examinar el hígado suele ser la ecografía (ultrasonido).
  • La tomografía computarizada y la resonancia magnética ofrecen imágenes más precisas para detectar la propagación del tumor y cualquier metástasis.
  • La biopsia consiste en extraer una muestra de tejido, en este caso del hígado, para poder analizarlo y determinar su gravedad. En el caso del colangiocarcinoma, de frecuencia muy inferior a la del hepatocarcinoma, la realización de la biopsia se hace indispensable para su confirmación.
  • Análisis de sangre: La alfafetoproteína o AFP es una proteína que puede encontrarse elevada en la sangre de los pacientes con cáncer de hígado. Esta prueba no ofrece un diagnóstico definitivo debido a que el cáncer de hígado no es la única razón por la que los niveles de AFP aumentan, además, muchos pacientes en fase inicial tienen niveles de AFP normales. Sin embargo, es una forma sencilla de tener una “pista” y poder realizar otras pruebas que ofrezcan más información. La determinación de la AFP, es una de las pruebas estandarizadas en los programas de cribado.
  • Las pruebas de la función hepática a través de un análisis de sangre miden varios parámetros: proteínas, enzimas y sustancias producidas por el hígado. Si los niveles de alguno de ellos se encuentran fuera del rango normal, puede ser signo de fallo hepático.

La realización y elección de estas pruebas de diagnóstico dependerá de cada caso y cada detalle de las mismas serán comentadas junto con tu médico, quien te ofrecerá toda la información al respecto. Un diagnóstico precoz y la aplicación de programas de cribado que lo faciliten, resulta fundamental para iniciar un tratamiento lo más rápido posible y poder mejorar el pronóstico del cáncer de hígado.

5.- ¿Por qué es importante el diagnóstico precoz del Hepatocarcinoma (HCC)?

Cuánto más precoz sea el diagnóstico más posibilidades terapéuticas existirán y, por tanto, mayor será la supervivencia esperada. Si se diagnostica de forma temprana es posible incluso eliminar completamente el tumor, motivo por el cual resulta importante fomentar los programas de prevención y concienciar sobre la importancia de una dieta adecuada y de la práctica del ejercicio físico.

6.- Fases o estadios del cáncer de hígado

Una vez realizado el diagnóstico, tu médico determinará el estadio o fase en el que se encuentra el cáncer de hígado. Esta estadificación indica de manera general el pronóstico del paciente y la selección del tratamiento posible.

Los estadios del cáncer de hígado van del I al IV. Por lo general, a menor estadio, menor extensión del cáncer y mejor pronóstico. Existen diversos sistemas de clasificación del cáncer de hígado en esos 4 estadios.

Sistema BCLC

En otros tumores, la clasificación TNM es la más utilizada. Sin embargo, en cáncer de hígado tu médico utilizará la escala del BCLC (Barcelona Clinic Liver Cancer), que no solo tiene en cuenta las características del tumor sino también la función hepática, su sintomatología y su estado general3-5:

●      Estadio 0/A locorregionales:

  • Estadio 0 o muy inicial: un único tumor de menos de 2 cm en el que se mantiene la función hepática y un buen estado general.
  • Estadio A o inicial: uno, dos o tres tumores, pero de menos de 3 cm cualquier de ellos. En líneas generales la función hepática está preservada y el estado del paciente es bueno.

●      Estadio B o intermedio: varios tumores voluminosos o un único tumor grande, pero se mantiene un buen estado general.

●      Estadio C o avanzado: el tumor ha invadido la vena porta o se ha diseminado a otras partes del cuerpo. Deterioro del estado general.

●      Estadio D o muy avanzado: metástasis y enfermedad muy avanzada. Mal estado general.

Los sistemas de estadificación, como los descritos anteriormente, ayudan a determinar el pronóstico y el tratamiento del cáncer de hígado. Según el estadio del BCLC, tu médico puede optar por un tratamiento u otro, adecuándose a tus necesidade

7.- Tratamientos actuales del hepatocarcinoma (HCC) 

En la mayoría de las ocasiones, el cáncer de hígado aparece sobre una cirrosis hepática. En este contexto y, por supuesto, con matices que son difíciles de recoger de forma breve, el trasplante hepático es una opción que nos permite curar ambas entidades, tanto el cáncer de hígado como la cirrosis hepática.

En algunas situaciones en las que no es posible el trasplante hepático podemos plantear hacer una resección quirúrgica o un tratamiento específico sobre el tumor, siendo ambas opciones consideradas también curativas en escenarios determinados.

Resumen de las opciones:

  • Cirugía
  • Trasplante hepático
  • Embolización, que supone bloquear las células sanguíneas del hígado que irrigan el tumor
  • Destruir las células cancerosas con calor o frío (procedimientos ablativos)
  • Quimioterapia o radiación directamente sobre las células cancerosas
  • Tratamientos sistémicos, como inhibidores de la tirosina quinasa

8.- ¿Existe apoyo psicológico especializado?

Hacer frente a una enfermedad potencialmente mortal como el cáncer de hígado puede ser muy estresante, pero nadie se debe enfrentar a este momento tan difícil solo. Existen personas, los llamados psicooncólogos, cuyo cometido es apoyarlos. Son expertos que, además de su profesión médica o social, han adquirido conocimientos adicionales sobre el cáncer, su terapia y técnicas psicoterapéuticas. Están allí para escuchar y brindar apoyo en puntos importantes en el transcurso de la enfermedad como, por ejemplo, al decidir una terapia.

9. – Intercambio con otras personas afectadas. ¿Qué puede hacer por ti una asociación de pacientes?

El contacto con otros pacientes con hepatocarcinoma puede ofrecer a las personas y a sus familiares ideas sobre cómo enfrentarse mejor a la situación. Los grupos de autoayuda son una excelente oportunidad para esto. Allí pueden intercambiar ideas, pensamientos y actividades con otras personas que hayan pasado por lo mismo.  Los pacientes también pueden buscar asesoramiento sobre los problemas que les afectan.

10. – Datos del cáncer de hígado en España

El cáncer de hígado es el 7º tumor más frecuente del mundo. En España, según el informe “Las cifras del cáncer en España 2021” publicado por SEOM (Sociedad Española de Oncología Médica), se estima que en 2021 ha habido 6.590 nuevos pacientes de este tipo de cáncer, afectando mayoritariamente a varones (casi dos tercios del total) y mayores de 60 años (80%)4,5.

Fuentes:

https://www.roche.es/es_es/cancer-de-higado.html  

journal-of-hepatology.eu

https://doi.org/10.1016/j.jhep.2022.08.021 

Key Statistics About Liver Cancer.

Las cifras del cáncer en España 2021.

Llovet et al. Hepatocellular carcinoma. Nat Rev Dis Primers. 2016;2:16018