Entrevista a Beatriz Domínguez – Gil, directora de la ONT

INICIO / Sin categoría / Entrevista a Beatriz Domínguez – Gil, directora de la ONT

Estrenamos sección en FNETH con una entrevista a Beatriz Domínguez – Gil, directora de la ONT con quién hablaremos sobre la actualidad del Sistema Nacional de Trasplantes, la pandemia y los retos del futuro en materia de trasplantes de órganos, en la que España destaca sobre el resto del mundo.

  • Es usted directora de una organización muy importante a nivel nacional, ¿Cómo le explicaría al español de a pie lo que es la ONT?

Respuesta: La Organización Nacional de Trasplantes es un organismo de carácter técnico dependiente del Ministerio de Sanidad cuya principal función es la de organizar, supervisar y coordinar la actividad de donación y trasplante de órganos, tejidos y células en España.

La ONT coordina a nivel suprahospitalario los procesos de donación de órganos de personas fallecidas en nuestro país. El procedimiento se activa en el momento en el que un coordinador de trasplantes detecta un potencial donante en su hospital y sus familiares, de forma generosa, dicen sí a la donación. Tras una valoración exhaustiva y determinar qué órganos son aptos para ser trasplantados, el coordinador notifica el potencial donante a la ONT. En ese momento, comienza un complejo proceso a nivel clínico, asistencial y logístico que necesita la perfecta coordinación de una cantidad ingente de profesionales –hasta un centenar de profesionales están implicados en cada operativo­- de diferentes áreas (sanitarios, administrativos, personal de aeropuertos…) y diferentes localizaciones (hay que tener en cuenta que un donante de Galicia puede donar, por ejemplo, a un paciente en Murcia). Todo ello requiere que todas las piezas estén perfectamente engranadas y funcionen de manera precisa y en el menor tiempo posible para que los órganos lleguen en las mejores condiciones y los procedimientos de trasplante se realicen de forma satisfactoria.

Además de los operativos de trasplante, la ONT también establece los principales protocolos nacionales relacionados con la actividad de donación y trasplantes; hace una recogida exhaustiva de datos que ayudan a mejorar la actividad y los resultados de los trasplantes y, asimismo, está a disposición de los coordinadores y equipos de trasplante para seguir innovando y mejorando cada procedimiento. También garantiza la formación continuada de los profesionales en materia de donación.

Para el desempeño de sus funciones, la ONT trabaja en estrecha colaboración con las 17 Comunidades Autónomas, a través de sus respectivas coordinaciones autonómicas de trasplantes, y con los hospitales en los que se llevan a cabo estos procesos, del mismo modo que también lo hace con las diferentes sociedades científicas y las asociaciones de pacientes, todos ellos colaboradores fundamentales para la ONT.

  • España es líder mundial en donación y trasplante de órganos, ¿a qué factores atribuiría este hito?

Respuesta: Existen tres grandes elementos que justifican el éxito de España en donación y trasplante. El primero es, sin duda, la solidaridad de los ciudadanos de nuestro país que, en uno de los momentos más duros de su vida, como es de la pérdida de un ser querido, dicen sí a la donación. En segundo lugar, contamos con un Sistema Público de Salud que garantiza el acceso de la población a un tratamiento tan sofisticado como el trasplante, sin ningún tipo de discriminación, ni positiva, ni negativa.  Por último, el factor que nos hace especiales a nivel mundial y nos permite seguir creciendo es el denominado Modelo Español de Trasplantes, que es un modelo de gestión, un modelo organizativo, que pivota sobre la figura del coordinador hospitalario de trasplantes y que se extiende hasta la sala de coordinación de la ONT donde se realiza la distribución de los órganos, bajo estrictos criterios clínicos.

  • El modelo español roza la excelencia, ¿qué nos queda por mejorar?

Respuesta: Siempre se puede mejorar y quizá sean ese espíritu innovador, de inconformismo y autoexigencia que caracteriza a la ONT y a toda la red española de donación y trasplante, lo que hace que sigamos creciendo y nos convierte en un modelo de referencia en todo el planeta.

La capacidad de mejora constante forma parte del ADN de la ONT. Por eso no dejamos de marcarnos nuevos retos. Seguimos trabajando en iniciativas para aumentar la disponibilidad de órganos para trasplante, reflejadas en el denominado Plan 50×22, que persigue alcanzar los 50 donantes pmp y superar los 5.500 trasplantes en el año 2022. Para ello, seguimos fomentando la  colaboración con los profesionales de urgencias y otras áreas del hospital, expandiendo la donación  en asistolia, o promoviendo el trasplante exitoso de órganos de donantes de edad avanzada o muy avanzada, entre otras iniciativas. A ello se suma el esfuerzo por desarrollar sistemas de información robustos en el ámbito de la donación y el trasplante que nos permiten medir resultados en salud y apoyar la investigación en nuestro ámbito.

  • ¿Cómo ha afectado y sigue afectando la pandemia por la COVID-19 a nuestro sistema de donación y trasplante?

Respuesta: La pandemia de COVID-19 ha sido como un tsunami para los programas de donación y trasplantes de todo el país, con un descenso de en torno al 20% de la actividad. En el pico de la pandemia, en los meses de marzo y abril, sufrimos un dramático descenso, que se debió, principalmente, a dos motivos: la saturación de los hospitales y, particularmente, de las UCI, unidades donde tienen lugar los procesos de donación y el periodo post-trasplante inmediato, y, por otro lado, la incertidumbre sobre el impacto de la COVID-19 en el paciente trasplantado, que requiere de inmunosupresión para evitar el rechazo del órgano y es particularmente vulnerable a las infecciones.

Es por ello que muchos equipos de trasplante se vieron obligados a posponer procesos de trasplante y centrar sus esfuerzos en aquellos pacientes que se encontraban en una situación de urgencia o en aquellos con enormes dificultades para encontrar un órgano compatible, como los pacientes pediátricos o los hiperinmunizados. Trabajaron al 200% y realizaron un esfuerzo ímprobo para proteger el Programa, pelearon cada donante y cada órgano.

Para afrontar la situación, desde la ONT se han ido emitido una serie de protocolos y de recomendaciones para facilitar la labor de los profesionales en la evaluación de potenciales donantes y receptores en este difícil contexto de pandemia. Además, también se ha generado, en colaboración con las sociedades científicas, evidencia del impacto del virus en el paciente trasplantado y que se plasma en recomendaciones para pacientes accesibles desde nuestra web. Finalmente, hemos hecho hincapié en una gestión de los programas de donación y trasplante acorde a la situación epidemiológica, que es heterogénea y dinámica, con un mensaje claro: los trasplantes han de mantenerse como servicio básico y fundamental del Sistema Nacional de Salud. Sólo en situación de saturación del sistema sanitario se ha de realizar una priorización de determinados procedimientos. Estos pilares han permitido la recuperación del programa, que desde junio mantiene un ritmo mensual de actividad próximo al logrado en los meses correspondientes de 2019. Podemos afirmar que hemos aprendido a convivir con el virus.

  • Cuéntenos como ha vivido usted el desarrollo de la pandemia teniendo en cuenta su responsabilidad, pero también su lado personal.

Respuesta: Han sido unos meses muy complicados, de preocupación constante. En pocos días vimos peligrar un sistema que ha costado años de mucho esfuerzo y dedicación construir y consolidar. Fue difícil mantener la serenidad en tiempos de confusión, pero nuestros pacientes merecían nuestro esfuerzo e implicación constante. Nos hemos tenido que enfrentar a una pandemia mundial, al desconocimiento de un nuevo virus. Por ello, nuestra responsabilidad siempre ha estado en mantener los programas de trasplantes y ayudar a todos los hospitales para que así fuera. Proteger a los profesionales sanitarios y a los pacientes se convirtió en nuestra prioridad desde el primer momento. No debemos olvidar que todos los implicados multiplicaron aún más sus esfuerzos, muchos de ellos mientras luchaban contra la COVID-19. No puedo estar más que agradecida con todos los compañeros que han trabajado infatigablemente para que hayamos podido recuperar niveles óptimos de actividad.  Saben que pueden contar con la ONT, que siempre será su aliado.

  • ¿Podemos ser optimistas respecto a 2021? ¿Cómo ve el año entrante?

Respuesta: Podemos y debemos ser optimistas. Bien es cierto que la situación epidemiológica es impredecible y aún es pronto para poner fecha final a esta crisis sanitaria. Lo que sí sabemos es que la ONT y la red española de donación y trasplantes llevamos meses trabajando sin descanso en la elaboración y desarrollo de protocolos y pautas de actuación, de modo que podamos minimizar el impacto de un nuevo golpe a nuestros programas.

Además, tras la primera ola, que fue la que más duramente afectó a nuestra actividad, se han podido establecer circuitos libres de COVID-19 que permiten garantizar la seguridad en todos nuestros procesos, lo que hace más sencillo poder seguir realizando nuestra actividad.

No sabemos qué puede pasar de aquí a unos meses, pero sí podemos garantizar que hemos trabajado duramente para que la nueva ola en la que ya estamos inmersos afecte lo menos posible a la donación y a los trasplantes.

  • ¿Qué es lo mejor de ser la directora de la ONT?

Respuesta: Lo mejor es, sin duda, las personas que me acompañan y guían en esta aventura. La dirección de la ONT es una parte muy visible de la red de donación y trasplantes de España, pero nada sería posible sin cada uno de los miembros de un gran  equipo  que cada día se deja la piel con un único objetivo: que todas las personas que necesitan un trasplante en España lo reciban a tiempo y con las mayores garantías de éxito. Y cuando hablo de la ONT incluyo a las Coordinaciones Hospitalarias y Autonómicas de Trasplante y a los Equipos de Trasplante. El éxito del Modelo Español es gracias a todos ellos. La ONT es una entidad gestora y coordinadora de un trabajo en equipo, del que también participa la sociedad. Como dice un compañero enfermera de coordinación de la ONT, nosotros trabajamos con la generosidad de las personas, lo que es muy gratificante.

La ONT utiliza un hasthtag propio en redes sociales, #OrgulloONT, y personalmente es un orgullo estar al frente de esta Organización y de todos los que trabajan para mejorar, cada día, la salud de cientos de personas.

  • ¿Y lo peor?

Respuesta: Quizá lo que más echo de menos de mi época asistencial sea el contacto directo con el paciente: la sonrisa de un padre con el alta de un hijo tras recibir un trasplante, la firmeza de una mujer que no duda en decir ‘sí’ a donar un riñón a su marido, la voz de un paciente en lista de espera al recibir la ansiada noticia de un órgano disponible… El trabajo como sanitario (bien te dediques a la medicina, la enfermería, etc.) agota física y, sobre todo, mentalmente, pero escuchar ‘gracias’ de un solo paciente alivia cualquier pesar y te reafirma en tu vocación.

  • ¿Cómo valora el papel de las asociaciones de pacientes en relación a la labor que ustedes desarrollan? ¿En qué debemos mejorar?

Respuesta: Las asociaciones de pacientes son una figura fundamental en la relación entre la ONT y los pacientes y así lo hemos defendido siempre. Es destacable su plena disposición y colaboración constante para seguir construyendo un sistema que tratamos de mejorar continuamente y del que es necesario conocer la opinión de las personas en las que repercute directamente nuestro trabajo: los pacientes en lista de espera y aquellas que han recibido un órgano.

Asimismo, es impresionante cómo las asociaciones se vuelcan con la ONT cada vez que pedimos testimonios para compartir con los medios de comunicación o a través de las redes sociales. Hace poco, pedimos un par de historias, ¡y nos llegaron más de 20! Es un placer trabajar por y con las asociaciones de pacientes con las que tenemos la fortuna de hacerlo. Formamos un gran equipo.

  • ¿Qué le diría a una persona que está en lista de espera para recibir un trasplante?

Respuesta: Comprendo su inquietud, pero le pido que confíe en un sistema y en unos equipos sanitarios que han demostrado una excelente trayectoria e implicación total en cada proceso. En este sentido, las asociaciones de pacientes realizan una labor sobresaliente, ya que muchos pacientes trasplantados comparten su experiencia con aquellos que ahora se encuentran en lista de espera. Nadie va a comprenderles mejor que otras personas que han pasado por su misma situación un mes, un año o 20 años antes.

A continuación, el test rápido de tres preguntas de respuesta breve que realizamos a todos los entrevistados.

  • La comida preferida de Beatriz es…

En el día a día, cualquier cosa. Pero soy muy exquisita. Me encanta la comida japonesa y cualquier plato cocinado por mi madre.

  • Un lugar para ir de vacaciones

Cantabria.

  • Una película o libro para disfrutar

Utopía para realistas. Te rompe los esquemas.