¿Por qué se celebra el 28 de julio el Día Mundial contra la Hepatitis?

INICIO / Blog / ¿Por qué se celebra el 28 de julio el Día Mundial contra la Hepatitis?
¿Por qué se celebra el 28 de julio el Día Mundial contra la Hepatitis?

Desde el 2011, cada 28 de julio se celebra el Día Mundial contra la Hepatitis. Esta fecha se eligió por ser el cumpleaños del Doctor Baruch Blumberg, científico ganador del premio de Nobel que descubrió el virus de la hepatitis B (VHB) y desarrolló pruebas para detectar el virus y vacunas contra la enfermedad.

La hepatitis es una enfermedad inflamatoria que afecta al hígado. En la mayoría de los casos está provocada por infecciones virales, aunque el abuso del alcohol, las toxinas ambientales y las enfermedades autoinmunes también son posibles causas.

Hepatitis A Y B

En la década de 1940 se descubrió la existencia de dos tipos:

La primera: Hepatitis A. Se transmite a través del agua o alimentos contaminados, y generalmente tiene un impacto limitado en los pacientes.

El segundo tipo, la Hepatitis B se transmite por la sangre, y los fluidos corporales, y representa una amenaza mucho más grande para la salud.  Puede conllevar un alto riesgo de muerte por cirrosis y cáncer de hígado.

A día de hoy,  la vacunación contra el virus de la Hepatitis A y B son la mejor manera de prevenir estas patologías.

Identificación de la hepatitis C

Durante una década los científicos fueron incapaces de detectar aquel agente infeccioso. Fue el virólogo británico Michael Houghton, quien por aquel entonces trabajaba en la empresa farmacéutica Chiron, el que logró aislar la secuencia genética del virus. Houghton y sus colaboradores crearon fragmentos de ADN a partir de ácidos nucleicos de un chimpancé infectado. La mayoría de estos provienen del genoma del propio chimpancé, pero los investigadores predijeron que algunos se derivarían del virus desconocido.

Partiendo de la premisa de que los anticuerpos contra el virus probablemente estarían presentes en la sangre extraída de pacientes con hepatitis, los investigadores utilizaron sueros de pacientes para identificar fragmentos de ADN viral clonados que codifican proteínas virales. Tras una búsqueda exhaustiva, se encontró un clon positivo. El trabajo posterior mostró que este clon se derivó de un nuevo virus de ARN perteneciente al género Flavivirus y se denominó virus de la hepatitis C. La presencia de anticuerpos en pacientes con hepatitis crónica denotaba la presencia del misterioso virus.

Otras Hepatitis ( D, E, Autoinmunes…)

La enfermedad hepática causada por el virus de la Hepatitis D (VHD) es una de las patologías más graves para el hígado. Es la causa menos frecuente de hepatitis crónica aunque en el mundo existen 15 millones de personas afectadas. El VHD necesita de la presencia del Virus de la Hepatitis B para replicarse.

La hepatitis E, suele transmitirse por vía orofecal al igual que la hepatitis A. Suele darse en los países en vía de desarrollo a través del consumo de alimentos y agua contaminados. No existe una vacuna por lo que hay que extremar la prevención extremando las medidas higiénicas.

No se conocen las causas, pero se piensa que puede haber una predisposición genética, ya que muchas veces afecta a personas con familiares que tienen enfermedades autoinmunes.

Hepatitis y OMS

La estrategia Mundial del Sector de la Salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la hepatitis viral, adoptada en 2016, tiene como objetivo eliminar la hepatitis viral como una amenaza para la salud pública para 2030 y proporciona un incentivo para intensificar los esfuerzos para abordar las epidemias de infecciones por el virus de la hepatitis B (VHB) y la hepatitis C 

Un estudio de la OMS determinó que de aquí a 2030 se podrían prevenir unos 4,5 millones de defunciones prematuras en países de ingresos bajos y medianos, mediante vacunación, pruebas de diagnóstico, medicamentos y campañas de educación. La estrategia mundial de la OMS contra las hepatitis, aprobada por todos los Estados Miembros de la OMS, tiene por objetivo reducir en un 90% las nuevas infecciones y en un 65% las defunciones por hepatitis entre 2016 y 2030.