Menú Cerrar

Enfermedad hepática y alimentación

La enfermedad del hígado graso no alcohólico afecta a uno de cada cuatro españoles, según ha resaltado la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH).  La denominada ‘dieta occidental’ -rica en azúcares añadidos y grasas procesadas- es la principal responsable de que la enfermedad del hígado graso afecte ya al 25 por ciento de los españoles.

Se trata de una enfermedad crónica y silenciosa que puede acarrear serios problemas para la salud pues puede conducir a enfermedades inflamatorias más graves como hepatitis, fibrosis hepática, cirrosis o cáncer de hígado.

Colesterol : Inflamación y cicatrices en el tejido hepáticos

Ahora, un ensayo realizado por investigadores de la Escuela Keck de Medicina de la Universidad de California del Sur (USC) y publicado en Frontiers in Immunology aporta información sobre la relación entre la enfermedad hepática y nuestra alimentación. En concreto, cómo los niveles de colesterol van dañando el tejido del hígado a medida que aumentan.

Los investigadores han demostrado en modelos de ratones con hígado grado que su enfermedad empeoraba cuando presentaban altos niveles de colesterol, que agravaban efectos nocivos como la inflamación o la aparición de cicatrices en el tejido hepático. Este tejido cicatrizado demostró ser incapaz de regenerarse incluso cuando se proporcionó a los ratones una dieta baja en grasa para corregir sus niveles de colesterol. A todos estos deterioros se suma una alteración de unas células inmunes, los macrófagos, vinculados a la progresión del hígado graso.

Para llegar a este resultado, los ratones fueron divididos en tres grupos, según el nivel de colesterol que recibirían en su dieta durante 20 meses, equivalentes a la mitad de su vida. El grupo bajo en colesterol solo recibió una cuarta parte de lo que se le proporcionaba al grupo intermedio, mientras que el grupo alto tomó 25 veces más que el bajo. Al término del ensayo, todos mostraban síntomas de hígado graso, pero la enfermedad se encontraba en estado avanzado en el grupo alto en colesterol, con signos de inflamación y cicatrización del tejido hepático.

 

A continuación, se les cambió de dieta, reduciendo el colesterol para todos pero manteniendo los azúcares y grasas. Diez semanas después, la inflamación se había reducido para el grupo con el hígado más afectado, pero las cicatrices no se habían curado como en los dos otros grupos. La pérdida de la capacidad regenerativa del hígado terminaría conduciendo a un proceso de cirrosis no alcohólica.

Además, Maretti-Mira y su equipo analizaron la actividad de los genes que controlan la actividad de los macrófagos involucrados por la respuesta inflamatoria inmunitaria. La dieta baja en colesterol activaba las funciones restaurativas de estas células inmunitarias, pero si los animales habían consumido elevadas cantidades de colesterol primero, los genes causantes del daño cicatrizante no se desactivaban.

Fuente: https://www.elespanol.com/ciencia/nutricion/20220928/colesterol-higado/705179892_0.html